31 jul. 2012

Sarcasmo, insulto sutil que destruye más que el divorcio.


El sarcasmo es ingenio que hace reír, pero que necesariamente hiere. En muchos sentidos, es burla malintencionada que se disfraza mediante la ironía. Sin embargo maltrata. Es una forma de crítica, creativa, pero no menos dañina que la ofensa o el insulto directo.

El burlador suele tener el poder, aunque sea momentáneo, para hacer la chanza que realiza, puesto que sabe que con aquella forma de expresión logrará su cometido de daño, desprestigio, sufrimiento o desprecio.

La pareja y el sarcasmo
En la relación de pareja, el sarcasmo adquiere un valor especial, puesto que dos personas que viven juntas, que comparten toda su vida, incluyendo experiencias sexuales, llegan a tal grado de intimidad y conocimiento mutuo, que dicha información se convierte precisamente en el elemento más complejo de su relación, puesto que puede ser utilizada como arma de maltrato o agresión.

La burla de un extraño no tiene el mismo efecto que cuando el que emite el sarcasmo es alguien que ha prometido amarnos y respetarnos.

El sarcasmo, en las parejas, es evidencia de un deterioro notable en su relación, al grado que se comienza a utilizar esta forma de comunicación que finalmente provoca el mismo efecto que la violencia física o el insulto abierto.

La ironía sarcástica provoca más daño que la burla abierta puesto que revela intencionalidad maliciosa, lo que deja en evidencia la mala actitud que la persona que profiere la ironía tiene contra su pareja.

Por eso CUIDA, RESPETA y sobre todo VALORA la relación con tu pareja, recuerda lo que en un principio los unió y que puede hacer que las relaciones mejoren cada día, ese es el AMOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario